Image
Top
Navigation
14 julio, 2013

A la madrugada se escriben boludeces

El habano no es francés, Tom Waits tampoco lo es.
Perón no es francés
Yo no soy francés
Rosario no es Paris
Rosario no es New York
Rosario no es Montevideo
Rosario no es La Habana del Habano ni la Barcelona del Barcelona
Las corrientes que se alejan del puerto a veces pueden ser peligrosas
La mujer que mira a su hijo crecer también puede llorar con las lágrimas del tiempo
Y el cine te salva si la música es buena
La flor en el bolsillo que fumaré mañana para dormir sin pastillas
La ventana con cancel de la que habla alguien en la televisión
Y las rutas de las baldosas rotas y desgastadas prometen un temblor más.
Baudelaire, Proust, Renoir, Cocteau y Godard
El espejo me habla, ya no seré ninguno de ellos.
Mala sangre y la carrera de Modern Times.
Bistró y en la cama de al lado la estrella de cine
Durmiendo conmigo ¿dónde? En Francia ¿dónde si no?
Pero yo estoy acá, al lado mío
No hay rubias en Rosario, son todas teñidas
Hay rubias en Holanda
Hay rubias en Brasil
Y por supuesto las rubias de New York
El lente retorcido del ojo mira lo que desea, dibuja con la retina ese momento que los dos queremos fotografiar con el cerebro.
Lentamente todos se van y ya no despertamos juntos, porque las sábanas nunca se movieron desde tu lugar, ese que queda tan cerca como lejos
So far so close
Kiss Me
I want to you kiss me
like a stranger once again
Miles Davis no era blusero
Miles Davis no era solamente el narcotraficante de Miami Vice
Miles Davis tocó algo más que Time After Time de Cyndi Lauper
Abajo parece una fiesta, la música está al palo, así hay que escucharla.
Si algo cambia, vendrán los bomberos y un par de ambulancias
A veces la realidad se deforma, el sueño aparece como lo verosímil y me quedo mirando fuera de mi lo que sucede.  Pero la culpa de todo la tiene el  despertador, demasiado temprano.
No puedo con la siesta, es más difícil dormir que levantarme un domingo peronista.
Si querés ser artista hay que poner la cara para que te la estampen contra un muro y después saber sonreír.